jump to navigation

Aquel 16 de julio noviembre 12, 2006

Posted by IES MARIA AURÈLIA CAPMANY in Narración.
trackback

El ejercicio que debéis realizar es el de continuar este relato. Debéis añadir unas 50  palabras, respetando el punto de vista narrativo y el estilo del cuento. Cada uno ha de continuarlo en el punto donde lo dejó el narrador anterior para lo cual habreís de leer todo lo escrito anteriormente. Procurad no ser demasiado exagerados y contad historias que puedan suceder en la realidad. No aceleréis el tiempo narrativo. Daos vuestro tiempo y dejad que el relato fluya. Participaréis unos 22 en la historia. Cuando lleguéis al final,  habréis de concluir el relato. Si alguien lo hubiera hecho ya, podéis inventar otro final diferente. El cuento es de una muchacha llamada Aguamarina y fue publicado en Tus relatos, una página de internet.    

Esta historia sucedió hace algunos años, en un pueblo de pescadores, donde yo veraneaba.  Me gustaba ir allí porque era un lugar precioso, situado a orillas del mar Mediterráneo. Recuerdo que era un 16 de Julio. El verano acababa de empezar. El sol hacía gala de sus mejores rayos y el calor se hacía cada vez más insoportable. No se podía estar afuera ni adentro de las casas. Era tan sofocante aquello que aquel lugar parecía un volcán próximo a la erupción. Aquel día no había muchas personas en el pueblo, todos se habían ido a pasar el día a la playa.  Reinaba una inmensa quietud, poco usual en aquel lugar, donde siempre se oía mucha bulla, risas y algarabía. Marcos y Amparo, un joven matrimonio conocido por muchos en la comunidad y la pequeña Cristina, de cinco años, su única hija, eran de las pocas personas que estaban allí. Ellos decidieron ir también a la playa, para nadar y bañarse en las cristalinas aguas del mar, para aprovechar el día soleado, pero sobre todo para huir de aquel intenso calor. Al llegar a la playa, Marcos notó que la marea subía con más fuerza que otras veces. Había muchas olas y demasiado viento para aquella época del año. No aguantaban ya el calor y las gotas de sudor caían por sus cuerpos sudorosos, pero decidieron no entrar a el agua todavía; le dijeron a Cristina que se pusiera a jugar en la arena con las conchitas.

powered by ODEO

Comentarios»

1. adrian - noviembre 13, 2006

Esta historia sucedió hace algunos años, en un pueblo de pescadores, donde yo veraneaba. Me gustaba ir allí porque era un lugar precioso, situado a orillas del mar Mediterráneo. Recuerdo que era un 16 de Julio. El verano acababa de empezar. El sol hacía gala de sus mejores rayos y el calor se hacía cada vez más insoportable. No se podía estar afuera ni adentro de las casas. Era tan sofocante aquello que aquel lugar parecía un volcán próximo a la erupción. Aquel día no había muchas personas en el pueblo, todos se habían ido a pasar el día a la playa. Reinaba una inmensa quietud, poco usual en aquel lugar, donde siempre se oía mucha bulla, risas y algarabía. Marcos y Amparo, un joven matrimonio conocido por muchos en la comunidad y la pequeña Cristina, de cinco años, su única hija, eran de las pocas personas que estaban allí. Ellos decidieron ir también a la playa, para nadar y bañarse en las cristalinas aguas del mar, para aprovechar el día soleado, pero sobre todo para huir de aquel intenso calor. Al llegar a la playa, Marcos notó que la marea subía con más fuerza que otras veces. Había muchas olas y demasiado viento para aquella época del año. No aguantaban ya el calor y las gotas de sudor caían por sus cuerpos sudorosos, pero decidieron no entrar a el agua todavía; le dijeron a Cristina que se pusiera a jugar en la arena con las conchitas.Al rato observaron que del agua salía un vapor blanco y las olas arrastraban peces muertos a la orilla. Los padres asustados cogieron a la niña y se la llevaron corriendo a la casa, la niña se quejaba por que tenia calor y se quito la camiseta. El calor no paraba de aumentar, ya ni los electrodomésticos funcionaban por el calor, la pareja al rato comprobó que la pequeña, no aguanto el calor y murió. Ellos no tardarían en sufrir el mismo destino que su pequeña, y optaron por morir abrazados a su hija.

2. Maite Pizarro Sequedo - noviembre 14, 2006

En aquel momento me desperté sudando, todo había sido una pesadilla, aquella familia que había soñado, era mi propia familia, mi hermana y mis padres. Por si a caso me levanté de mi cama i miré que todos estuviesen en casa sanos y salvos, y pude observar que así era. Tranquilo decidí irme a dormir al siguiente día había examen de experimentales y quería levantarme un rato antes de ir al instituto para estudiar.

3. Mari Luz López Cabrera - noviembre 15, 2006

Al levantarme por la mañana no dejaba de pensar en aquella extraña pesadilla que habia tenido la noche anterior.Al llegar al examen estaba muy despistado,era como si algo no me dejara la mente clara,solo recordaba la pesadilla.Al salir al recreo lo estube ablando con Juan,uno de mis mejores amigos,el qual me dijo que acia noches habia tenido una pesadilla similar.

4. Sergio Delgado - noviembre 15, 2006

Los dos pensamos que era una coincidencia. Al salir de las clases Juan y yo pensamos en ir a la biblioteca para estudiar i aparte consultar experiencias parecidas a las nuestras. Nos dedicamos a estudiar matemáticas y a consultar libros sobre fenómenos extraños. Al llegar a casa, por la noche, me daba un poco de miedo volver ha soñar sobre lo que soñé la anterior noche.

5. Arantxa Chicharro Gómez - noviembre 15, 2006

Decidí intentar no dormirme, al menos aquella noche, porque tenía el presentimiento de que si caía en los brazos de Morfeo volvería a tener aquella terrible pesadilla. Me senté en el sofá y encendí la televisión. Me puse a mirar el canal de teletienda, y me bebí bastantes tazas de café. Otras noches me hubiera mantenido despierto, pero justo esa noche los párpados me empezaron a pesar…

6. SANDRA TABERNERO RODRIGUEZ - noviembre 18, 2006

Fue casi inevitable, me quede vencido por el sueño en aquel sofá, un sofá de cuero negro, y volvi a tener las mismas pesadillas, pero esta vez distintas, no eran hechos paranormales los que mataban a aquella familia, sino que era yo con mis propias manos. Me desperte sudando, las tazas de café tiradas por el suelo, de pronto sin yo quererlo, gire la cabeza, y allí estaba, aquella niña.

7. Alejandro Ruiz Román - noviembre 20, 2006

Cristina estaba en frente mio, se había escapado de la cuna. Me levanté, cogí a Cristina y decidí llevarla otra vez a su habitación. Le cante unas nanas y a los cinco minmutos, se durmió. Entonces me dirigí hacia la cocina, me preparé una cafetera entera para mí, pero mientras el café subía pensaba en porqué luchar contra algo que es imposible evitar. Apagué el fuego, y me fui a la cama y me acosté.

8. Giovanni Chancay Bohórquez - noviembre 20, 2006

Cuando estaba acostado no paraba de pensar, las horas se me hacían eternas, parecía que cada segundo era un minuto del cual nunca acabaría, hasta que escuché un ruido, a aquellas horas era muy sospechoso, me levanté, bajé las escaleras lo más sigilosamente que pude. Se escuchaban ruidos en la cocina. De pronto tuve escalofríos, pero algo había detrás de aquella puerta, abrí la puerta y…

9. Jesús Calatayud Moreno - noviembre 21, 2006

…no podia creer lo que veian mis ojos. Era el cartero del correo comercial. Sinceramente, un instinto asesino recorrio todo mi cuerpo, pero consegui reprimirlo. La verdad es que ultimamente, los carteros ya no saben que hacer para meterte más y más propaganda. En cuanto me vio huyo, por lo que no le di más importancia al tema y volvi al sofá. Teniendo en cuenta la hora que era, no cabia la menor duda: en la televisión seguro que estaban dando ‘programación adulta’. No pude resistir la tentación, y encendi mi flamante televisor de plasma pagado en comodos plazos, pudiendo asi apreciar las maravillosas curvas de la naturaleza humana, y concretamente, de una morena de ojos verdes. Después de realizar una serie de trabajos manuales, los cuales no mencionare en detalle, me relaje mucho y volvi a dormir. Pero cuando todo parecia tranquilo, me di cuenta de que tenia algo debajo de mi: era un trozo de pizza rancia. La tire a la basura, y , finalmente, me eché en el sofa.

10. KIKO BELINCHÓN POLEY - noviembre 21, 2006

Pero no pude dormir más, sentía un gran vacío en mi interior…deduje que era hambre. ¿Por qué habré lanzado aquel trozo de pizza? me pregunté, pero lamentablemente no hallé la respuesta. Decidí entonces llamar a un Tele-chino, sí sí, un Tele-chino, estimado lector. Al cabo de un rato de hacer el suculento pedido sonó el timbre y era él… el famoso Chino Cudeiro entregándome el pedido, no pude creerlo, era él… no pude resistir la tentación y cogí el boligráfo con el que firmé el folleto y se lo introduje en el medio del corazón…

11. Isaac Barrera Prieto 4-A - noviembre 21, 2006

El chino estaba tendido en el suelo pidiendo clemencia y sin poder moverse. Yo lo único que hize fue rematar la faena desgarrando su cuello para evitar así más sufrimiento.
Al cabo de unos segundos empecé a pensar en lo que habia hecho, en por qué la gran tentación de matar a una persona indefensa, sin tener ningún motivo.
Lo primero que hice fué esconder el cuerpo en un armario y después cogí un cuchillo afilado y…

12. Javier De Dios García - noviembre 22, 2006

un par de bolsas negras de basura. Me dirigí hacía el armario, saque el cuerpo muerto y comencé a descuartizarlo para meterlo en las bolsas, por alguna razón un sentimiento de satisfacción recorrió mi cuerpo hasta el último rincón, una satisfacción aun mayor a la del pasado trabajo manual. Cuando quise darme cuenta ya no me conformaba con cortar brazos y piernas, necesitaba mas así que también me dispuse a cortar cada dedo. Durante un segundo mis ojos se cerraron debido al sueño q tenía y sentí un gran dolor, me corté un dedo sin querer.

13. Mireia Lorenzo - noviembre 22, 2006

… me dediqué a cortar el cuerpo en cachitos bastante manejables. Comencé a cogerlos para introducirlos en una bolsa de basura, pero debía ser yo quien la bajara si mama o papa la bajaban notarían el peso. No podía arriesgarme a eso así que decidí bajar a toda prisa al container, como siempre veía películas policíacas y asi decidí limpiar las pruebas y accedí a tirar todos los restos de comida y el papel en el cual se veía que había venido a mi casa. A la mañana siguiente por mi casa apareció…

14. ANA GÓMEZ - noviembre 22, 2006

…mi vecina de la puerta de enfrente, la portavoz del chismorreo barato de la vecindad (¿quién no cuenta con una de esas en su escalera,eh?), que casualmente andaba limpiando su preciada mirilla, por la que veía las nuevas parejas del solterón de arriba, las discusiones del matrimonio de enfrente, los modelitos de la chica de la puerta de al lado,…y el día que llamé al Tele-Chino,s u ojo avizor era como un imán, sentía una fuerza que le atraía hasta la abertura esférica de su puerta blindada, y contingentemente, vió la carnicería con el Chino Cudeiro cual matanza de Texas,…¡eso era carne de chismorreo para mi vecina! Y para añadir más picante al asunto (por si aún carecía de él), me dijo que andaba en camino la policía, que ella misma acababa de marcar el 091,…

15. Silvia Borja - noviembre 23, 2006

…asi que pensé-si de todos modos me encerrarán en la carcel, ¿por qué no acabar con la cotilla?-dicho y hecho. De un fuerte empujón la metí en casa y decidi matarla entre gritos de doloroso dolor, la maté. Una vez muerta, pense en violarla, era repugnante pero sentía unas ganas inmensas de hacerlo y así fue. Después de hacer este acto, me di a la fuga.

16. aida gonzalez aladesa - noviembre 23, 2006

Pero… hubo un problema antes de pensar en matarla y violarla tuvo el pequeño fallo…
Llamar a la policía… Nada más salir de casa, se encontró con la policía…Intentó huir pero no pudo. Le consiguieron atrapar. Le acusaron de violación y del asesinato de dos personas. En la cárcel todo era oscuro y malo… lo pasa bastante mal… sufre….

17. cristian - noviembre 23, 2006

…le llevan a la cárcel y lo encierran en una celda lúgubre con otro joven que estaba acusado de violar a cinco niñas y se hicieron muy amigos y estaban pensando en escapar de la cárcel. Un día a la hora del almuerzo empezaron a hablar de la fuga con otros presos para que les ayudaran y se ofreció mas gente para ayudarles y así escapar de la prisión …

18. Christel Aguilar - diciembre 2, 2006

… la cuestion era, ¿como escapar ? Sencillo. Unos años atras habia estudiado alquimia y todavia recordaba bastante bien los simbolos de la transmutacion. Asi que un pequeño simbolo en la pared y BUM! aguejero en la pared y la libertad por delante. Pobre del policia que fuese capaz de intentar pararme.

19. adrian - diciembre 17, 2006

Al salir vi ante mi un precipicio de más de 300 metros de altura.
El alboroto había alertado a los guardas. En aquel momento pensé:
-¿Que hago?
Cubrí el agujero con la sabana de la cama rápidamente, el guarda paso por mi celda sin fijarse en la pared ni en mis compañeros escondidos de la sabana que cubría el agujero. Advertí que el guarda volvió a su silla a dormir, retire la sabana y… sorpresa mis compañeros estaban en el fondo del precipicio, (debieron de caer) pensé las cárceles que están rodeadas por precipicios y caí en la conclusión que estaba en Alcatraz, EEUU. Me condenaron a muerte, me quedaban cinco horas de vida.
Como la muerte me era irremediable decidí llevarme a toda forma de vida conmigo. Me dispuse a realizar el conjuro cuando sentí algo a mi espalda, gire sobre mi propio eje para averiguar quien era… descubrí que no todos mis compañeros habían muerto sino que el más loco de todos estaba vivo, Gilberto se llamaba, intento aporrearme la cabeza con una tubería que arranco de la pared. Esquive su golpe y le empuje para que cayera por el agujero de la pared, Gilberto se agarro del filo, le pise los dedos para que cayera y acabo con los demás me reí como un loco y revente la puerta metálica con un hechizo que aprendí por mí mismo, acabe con todas las personas que estaban en Alcatraz. Pronuncie el conjuro que acabaría con todo ser viviente, en aquel momento escuche una voz que decía este mensaje:
-Cariño, despierta o llegaras tarde al instituto.
Desperté y dije:
-Mama me has estropeado el mejor sueño de mi vida…
(Yo personalmente no hubiera hecho esto) le aseste con el despertador en la cabeza a mi madre matándola y en aquel momento comprendí que aquel sueño era un sueño premonitorio, salí de mi habitación a cumplir mi destino.

FIN


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: